Carta abierta.

Asociación de vecinos Ventas Oeste

Asociación de vecinos Ventas Oeste

Con todo respeto, pero también con la firmeza que da la rabia y la impotencia, deseamos contestar a la última carta del Alcalde León en la que relata los trabajos que se van a realizar con los fondos de inversión local, comprobando que al Barrio de La Inmaculada apenas le corresponden las migajas que pedía el hijo pródigo. Una zona de la ciudad con la que se ha venido experimentando una calculada y persistente eutanasia urbanística que nos ha convertido en un suburbio pasando de ser un barrio pobre a un pobre barrio.

Y así vemos que van pasando los años, sucediéndose las corporaciones y, en lugar de crecer, se va despoblando progresivamente (54 de las 316 viviendas están ya deshabitadas), con una población envejecida y sin un establecimiento donde poder adquirir una simple barra de pan. Porque lo que se nos vendió como una panacea, el Plan Ventas Oeste, dormirá el sueño de los justos durante muchos años, porque los sectores urbanísticos ULD02-02 y 02-03, y NC02-02 están muertos y solamente sirven de escombreras y huertos de cardos borriqueros y porque las 108 casas del aguinaldo están afectadas por un plan especial de protección que las considera ZONA RESIDENCIAL (como La Moraleja madrileña, pero en cutre).

Entretanto, eso sí, se reproducen las antenas de telefonía móvil como las malas hierbas y para mayor beneficio de las operadoras y aprovechados sin escrúpulos; persisten enhiestas y desafiantes las torretas de alta tensión, cuyas raíces se introducen en las viviendas; el Centro Cívico Ventas Oeste se ha convertido en una nueva versión de “la raspa” (larán, larán o no larán); demolerán las antiguas escuelas con el pretexto de no ser rentable su rehabilitación, olvidando que en 2006 existió un proyecto y presupuesto y que el fallido plan Urban también incluía esta obra; realizaremos nuestra diaria y particular romería hacia la Cra. De Asturias por el mismo camino pedregoso y polvoriento confiando en el milagro del rocío asfáltico; surgirán los manantiales en las calles por unas instalaciones de acometida de agua compuesta por muchos agujeros y unos trozos de tubo; seguirán obligados los niños a “jugar” en un raquítico, sucio y pulgoso parque, constreñido sobre terrenos del obispado, cuando existen solares municipales suficientes; mientras en otros barrios se construirán campos de césped artificial, aquí nos tendremos que conformar con el patatal; como continuaremos con una iluminación de candil y quinqué, unos árboles que, en lugar de sombra, dan pena, sin podar y sus alcorques llenos de hierbajos y sin tapas de protección.

Lo realmente preocupante es que en el Ayuntamiento reconocen esta circunstancia, que no toman medidas para reconducirla, pero se cabrean cuando protestamos y exigimos soluciones y, después de más de 30 años, nos llaman impacientes. Nuestra enhorabuena a los barrios beneficiados. Nosotros seguiremos recordando la poesía de El Piyayo”Y esta situación nos da pena aunque, en lugar de respeto, nos causa una rabia imponente”.

León, 31 de mayo de 2009
ASOCIACION DE VECINOS VENTAS OESTE